lunes, 31 de enero de 2011

Y otra



Haría una observación sobre este vídeo, pero...

Estúpidos...

Frases célebres tuneadas

Partiendo de la nada, estamos llegando a las más altas cotas de la mala educación.

O eso o me estoy volviendo invisible y no me doy cuenta. Claro, como me vuelvo invisible, no me doy cuenta...

domingo, 30 de enero de 2011

Señales

El corrector ortográfico de mi navegador cambia mi nick por fracasos.

Domingo

Dudaba si desayunar antes o después mientras me levantaba.

Me tocó descambiar el suplemento semanal que mi quiosquera equivocó. Echo de menos los suplementos semanales de antaño, con sus secciones fijas de coches, música, entrevistas interesantes y no los bodrios en los que se han convertido. Siempre llego tarde a todo. O demasiado pronto...

Mañana soleada, con la nieve allí y yo también allí, pero en otro allí de donde estoy ahora, que estoy aquí.

Tarde de viaje, con nieve inesperada pero no me ha sorprendido. La nieve acecha tras una montaña, como aquella canción de Björk.

La situación en Oriente Medio me desaconseja repostar. Para ser amo de casa también hace falta saber de política exterior.

Me invade cierto tipo de melancolía, que solamente puede ser melancolía de domingo, la más peligrosa si no se sabe manejar.

sábado, 29 de enero de 2011

Sábado noche

Ante la disyuntiva de irme de copas o hacer el plan de convivencia de mi centro... ¿qué creerán que elijo?

Tarde de supermercado

Como es tradicional en un sábado por la tarde, hemos visitado cierta gran superficie con nombre campestre para nuestra provisión semanal. Realmente no es para mi, pero bueno, hay que echar un cable aunque sea alrededor del cuello.

La cosa del aparcamiento ha resultado más difícil que de costumbre, dejando mi coche al lado de un solidario vehículo que ocupaba dos plazas. Sinceramente creo que en ese aspecto se podría rizar el rizo, pero mejor dejarlo estar.

Gente en las cajas, lo que hacía presagiar mucho ambiente, pero como pasa en cierto restaurante, a más coches menos gente y la compra se ha realizado con relativa normalidad.

En este supermercado de tan agreste nombre tienen la interesante costumbre de jugar con el cliente cambiando las calles y los productos que se pueden encontrar en ellas. Así, la comida para mis dos pequeños cuadrúpedos estaba justamente en el quinto pino de su ubicación anterior, que ha sido ocupada por una especie de paraíso del verdor y del follaje, hecho este que no creo que tenga nada que ver con que se sitúe al lado la sección de colchones y somieres.

Una vez averiguada la enésima ubicación de la levadura en lo que llevamos de año y justamente cuando llevaba el paquetito en la mano para ponerlo dentro del carro me encuentro a una niña perdida que me mira con curiosidad. Se la reintegro a su madre, que queda tan agradecida o quizá lo finge, y prosigo mi periplo consumista acabando en los yogures, como símil tabacoso.

Cajera venezolana bastante guapa y en busca del coche, no sin antes pasar el habitual percance de que se te resbale el carro por la cinta mecánica sin que te pegues un tirón en la espalda para evitarlo.

Y hay quien paga un gimnasio...

Avisos de supermercado

Se ruega a los señores clientes que dejen de perder niños

Planes de fin de semana II

Sábado mañana:

Seguir tocando la guitarra, a ver si me acaba de salir el romance anónimo.

Esperar al señor del calentador, que parece que se ha roto.
PS: 72 euros por limpiarlo y encima he tenido que poner yo la servilleta.

Sábado tarde:

Ir al supermercado.

Sábado noche:

Plato fuerte: redactar el plan de convivencia.

Dudas existenciales

To have a twitter or not to have a twitter?
That is the question.

El leer rápido...

... te da ciertas alegrías en la segunda lectura.

viernes, 28 de enero de 2011

Planes de fin de semana I

Viernes noche:

Jugar al test musical de la vaca loca.

Corregir examen de monomios de segundo de eso (o aquello)

Corregir ejercicios de geometría de segundo de bachillerato (o continuación de guardería)

Acostarme en mi cama de 80.

Viernes

Día largo, con mucho trabajo y mucho agobio, mientras la paz, la tranquilidad y el pasotismo me abrazan. Definitivamente, me he equivocado de trabajo.

Y encima, mi Internet amenaza con limitarse por culpa de los abusadores, gente sin escrúpulos... ¡Ay, si me topara con uno de ellos!

jueves, 27 de enero de 2011

Cosas que pasan, volumen III

Estoy bien educado luego soy tonto

-+-+-+-+-+-

Desconfía de los jueves

-+-+-+-+-+-

Planes de verano

-+-+-+-+-+-

No me han admitido en un curso del cnice. Tres días de luto oficial

miércoles, 26 de enero de 2011

Series

Les recomiendo "El gran héroe americano"

Por lo visto hay webs donde se pueden ver. Cosas veredes, Sancho...

Atmósfera

Mal tiempo durante demasiado tiempo. No se si es una metáfora de ciertas vidas o una sutil ironía meteorológica, pero llueve, hay niebla y los planes hechos de derrumban como gigantes con pies de barro.

Me siento orgulloso de como los pequeños árboles se van haciendo cada vez más fuertes y en cierto modo me apena tener que dejar de abonarlos, dejar de ser jardinero, abandonar su paraíso particular para volver a otros árboles quizá menos apetecibles, debiendo conformarme con disfrutar de lo ya criado de tiempo en tiempo, justamente cuando florecen y dan fruto.

La niebla envuelve las montañas con papel de arroz, que deja pasar la claridad pero no la forma. No acabamos de descubrir lo que tenemos enfrente hasta que retiramos el papel. Y a veces nos queda demasiado cerca como para podernos defender planificadamente.

Llueve sin ganas, como si nevara, con gotas que no mojan pero que te calan la piel.

Tan cerca de las nubes y tan lejos del cielo...

martes, 25 de enero de 2011

Crítica culinaria

Esta noche he acudido disfrazado de técnico informático transalpino al restaurante "Le Perez Pegné" donde me han obsequiado con unos maravillosos crêpes. Realmente, creo que el acento circunflejo está mal puesto pero siempre me ha hecho ilusión usarlo.

La masa de los crêpes estaba muy suave y parece ser que es receta secreta y milenaria de este afamado restaurante. Se nota el cariño con el que está hecha. El relleno es jamón cocido natural traído del mismo Nueva York y queso en lonchas semicurado. Hubiera preferido queso de cabra, del que soy adicto, pero el restaurante no ofrecía esa posibilidad.

Al probarlos notará un sabor refrescante, y es que están rellenos de un espárrago blanco en su punto, que le da un toque bastante inesperado y que el paladar agradece.

Para acompañar, he pedido un clásico: un lambrusco cosecha del lunes pasado de las afamadas bodegas "Mercadoné", muy refrescante y gasificado.

De postre, una muy lograda tarta de queso de molde especial, a la que le hubiera faltado una mermelada de fresa, para contrastar y lograr un explotido de sabor en la boca, un auténtico orgasmo para las papilas gustativas.

Sin duda, acertarán si eligen pasar un rato en este restaurante.

Para chuparse los dedos.

Anuncios por palabras

Se necesita porteador/a de cesta/o para cena de San Valentín.

También se acepta velero/a.

Absténganse diabéticos/as

Razón, aquí.

Pd: También se necesita acompañante, pero es lo de menos...

lunes, 24 de enero de 2011

Estupidez y soberbia

Disfrazados de tiernos brotes ya saben manejar sus armas con habilidad. Tienen derecho a todo porque así se lo hemos hecho saber repetidas veces. Cuestionan lo que no saben hacen lo que quieren y además se sienten orgullosos. Se les llama la atención sobre lo que deberían hacer y que es importante para su futuro. Para ellos son absurdas obligaciones que cumplen con desgana, porque no entran en sus planes inmediatos. No existen obligaciones, todo son derechos, todo placer, todo alegría. El mundo es suyo.

No saben que eso va a ser una parte muy pequeña de la vida. No saben el esfuerzo que cuesta almacenar un poco de alimento, un poco de alegría. No son capaces de entender un no, que normalmente se basa en su bien, no en nuestras ganas de verlos sufrir. La cara de ajo siempre por delante. Seguid así.

Lo bueno es que la caída será más fuerte, y disfrutaremos viéndola.

Cosas que no sorprenden

Aquí

domingo, 23 de enero de 2011

Extremos opuestos

La playa...

Cuando el mal tiempo es una excusa

Sobre los campos se cierne una nube blanca, no de temor sino de esperanza. Una nube blanca que siembra de pequeños copos la carretera, que juguetean con el aire que deja mi coche al pasar. Copos que suben y bajan, caprichosos, sabiendo que su destino es morir pero que con su muerte pintan de blanco el suelo, los árboles, nuestro mundo y nuestras vidas. Cada vez son más, como miles de soldados en su curiosa formación sin filas ni columnas. La luz de la tarde es perfecta, el sol está escondido y el blanco confunde el cielo con la tierra. No quiero que este momento acabe nunca, pero se me escapa como aquél copo que dentro de mis manos es liberado por el viento y burlonamente me dice adiós. La tarde sigue cayendo y yo me voy acercando a mi destino.

Por una vez, la noche no resulta mágica.

Me acuerdo de un personaje de tebeo

Calentando una sopa incalentable, me he acordado de Roquita. Y luego de su madre, que estaba loca por que se comiera la sopa, y del perro y la araña que la vigilaban...



Vía.

Palmera y copos

Paracaidistas

Frío

Mucho. Tanto que mis gatos se niegan a dar su paseo matutino.

Nieve

Me levanté esta mañana, miré al cielo y lo pensé. En apenas veinte minutos se hicieron realidad mis pensamientos. Pequeños paracaidistas de color blanco caían del cielo, primero a decenas, luego a cientos y al final a miles. El suelo naranja chillón de las baldosas de la terraza todavía va ganando. Una pequeña tregua.

Ahora caen copos cada vez más grandes. El naranja lucha contra el blanco de la nieve, que no quiere rendirse.

Los niños salen a la calle y ponen cara de nieve. Pareciera que la Navidad vuelve por unos instantes a sus ojos. Gritan de alegría. ¿Qué tendrá la nieve, que hace que nos olvidemos del frío?

Mis oídos captan ese sonido que solamente se oye cuando se alfombra el suelo de blanco.

En una palabra, nieva.

sábado, 22 de enero de 2011

Arqueología televisiva

¡Qué duro era en los finales de los ochenta ser niño...!

Madres y madres. Tercer análisis

Finalizamos esta serie sobre madres meteóricamente tutoreadas con el tercer tipo de madre. Esta madre vive un poco en la inopia con respecto a su hijo. Lo ve que sí, que sale con los amigos, pero tampoco mucho. Que está siempre en casa. Que si no hay quien le haga tomarse una copita de sidra en Navidad y Año Nuevo... y luego el niño se pega unas marchas que no veas, pero minimizadas. A veces la madre se empieza a oler la tostada pero el niño, que suele ir por delante, reduce la marcha y vuelve a su melancolía, con lo cual la madre retorna al punto de partida y vuelta a empezar. Es conocida en psicología con el sugerente nombre de "Madre Bucle".

Normalmente ayuda a ello una buena trayectoria del hijo, o si no buena por lo menos aceptable, y una madre trabajadora que apenas pasa tiempo en casa. Y un niño un poco avispado y con algo de vergüenza.

Aunque parezca una madre parecida a la del primer análisis no lo es. La primera es consciente, esta pobre mujer no.

viernes, 21 de enero de 2011

Madres y madres. Segundo análisis

Tras la anterior entrega de nuestra fascinante serie sobre las madres meteoricamente tutoreadas, abordamos hoy el segundo tipo de madre, que suele ser más aburrida que la anterior. Se trata de la madre previsible.

La madre previsible sabe lo que hay y lo acepta, tanto para lo bueno como para lo malo. En el primer caso, normalmente se siente bastante orgullosa de ello y, como gesto de buena voluntad y ante la falta de buenos alumnos en nuestro maravillosos sistema educativo, se le suele dar un refuerzo positivo. Cuidado con esto no explote al inflarse demasiado y te deje el despacho hecho unos zorros. A veces se muestra algo preocupada por si el chaval se presiona demasiado.

En el segundo caso, no pone objeciones e intenta ayudar a sacar al chaval o chavala adelante, buscando un consejo o ayuda. Siempre acude a la llamada del tutor y colabora al máximo. Se preocupa por su hijo, que suele ser buena gente pero algo vago o revoltosillo, pero sin llegar a mayores.

Normalmente, el hijo de este tipo de madre, que no hijo de su madre, suele ser bastante sincero en todo, cosa que ayuda bastante y la relación en casa es buena.

Superen esto!!

El colmo del patetismo es buscar una película árabe subtitulada en inglés (espero) un viernes por la noche con un sueño que te mueres.

Deseos

El día que tenga un programa de radio seré feliz.

También me haría feliz un hijo, sin tener que pasar por la parte menos positiva, claro.

Corolario con segundas

Tanto sufrir porque la cosa iba mal y ahora que va bien ya ni se acuerda de cuando iba mal.

Total, pollas... (en beatocapitaleño castizo de barrio alto geográficamente pero bajo económicamente)

Me acuerdo de una canción

Me acuerdo de una canción que apareció por casualidad una noche. Me acuerdo de cantarla y reír viniendo de ver el fútbol en una localidad cercana. Me acuerdo de los silencios la última vez que la oímos. Me acuerdo de los ratos en cierto restaurante, que casi arde, teniendo una patata frita en la mano. Me acuerdo del mundial. Me acuerdo de estrenar una carretera. Me acuerdo de las preguntas que no hicimos y de las respuestas que no dimos. Me acuerdo de empezar a vivir, pero no sé cómo seguir...

Madres y madres. Primer análisis

Dada mi posición como parte activa del meteórico cuerpo de tutores del estado (código 000) una de mis misiones más habituales es tratar con madres angustiadas con el desarrollo de sus hijos, tanto desde el punto de vista de los estudios como del personal y/o emocional o belenestebánico. Podrían distinguirse varios tipos de madres, pero hoy vamos a tratar un caso al azar y del que no se puede establecer una conexión con algún acontecimiento de mi quehacer diario reciente.

El tipo de madre que hoy someto a análisis es una madre que no se quiere dar cuenta de lo que tiene en casa. Lo sabe, lo intuye, pero disimula. Acude angustiada a hablar con el tutor de temas más que trillados, pero sigue luchado por su hijo, a veces defendiendo lo indefendible, cuando en realidad se lamentaría de no haberle cruzado la cara en una ocasión anterior. Este tipo de madre suele sufrir bastante en algunos casos o en otros este sufrimiento o le es ajeno o directamente ha desarrollado un caparazón que le impide sentirlo.

En ocasiones puede mostrar cierta pérdida de conexión con la realidad. En tal caso, abandone cualquier intento de reintegrarla a nuestro perro mundo. Perderá el tiempo y ganará un enfado...

jueves, 20 de enero de 2011

Vuelta a la infancia

Gracias a mi mala cabeza he tenido que volver a mi escuela corriendo a por los libros. Justo como un niño. He salido de clase alocado. Justo como un niño. Y al llegar a casa me he dado cuenta. He bajado las escaleras corriendo, a pesar de que en ascensor hubiera llegado antes y he echado a correr. Justo como un niño. Me he encontrado con mi maestro, me ha dicho que la escuela estaba abierta y he seguido corriendo. Y allí estaba, como aquél jersey que me dejé aquella vez en clase y que me tiraron por encima de una verja y allí se quedó enganchado hasta que lo eché de menos. Con mi cartera al hombro he vuelto a casa, y del fugaz regreso a mi niñez ha quedado cierta dificultad respiratoria y ese brillo en los ojos al recuperar algo que has perdido brevemente.

¿Y si en realidad no hubiera pasado el tiempo?
For me, you're the best. No matter what other people do.

Agradecido de ser ignorado

En otros momentos y circunstancias me habría sentado mal, pero a día de hoy casi que lo agradezco. Sentadito en mi sofá, cenadito ligeramente y con Morfeo susurrándome al oído rozo la felicidad...

Lo dicho, que gracias...

La Simpsonscción

Véala aquí

miércoles, 19 de enero de 2011

Inevitable

No se puede luchar contra el destino

Ya me lo estaba yo oliendo...

No es por dármelas de superinteligente, pero esto ya me lo defiguraba yo...

Vía

Enseñanza de Cine

... lo que me recuerda a un cierto docente que me dio clase en la facultad, en mis tiempos de protoingeniero informático. Basaba su enseñanza en pasar transparencias. Tras cuatro meses de arduo darle a la tecla, concretamente AvPag, llegué a la conclusión de que no había aprendido nada. Con esto de las pizarras pasará eso, que se han convertido los institutos en multicines.

Deme dos para la clase de matemáticas. Bien centradas, por favor.

Inventos del tebeo

Dios bendiga a las pizarras digitales. A su inventor, a sus instaladores (misteriosamente siempre de la misma provincia aunque haya 8 horas de coche hasta donde la tengan que poner) al comisionista que con algo se habrá quedado (de algo hay que vivir).

Y suerte a los sufridos profesores que tendrán que aprender y a los cada vez menos sufridos alumnos que las tendrán que usar. Gracias a ellas, el cine en las aulas...

Humor infantil

Capítulo I

Capítulo II

Tras la tormenta

Hoy es el día después. Pareciera como si nada hubiera pasado. Por una parte, quince días de tranquilidad bien merecidos. Por otra, quince días de calle bien ganados. Todos contentos.

Me pregunto si alguna vez llegará a los veinte años.

martes, 18 de enero de 2011

Escapar

Si no fuera porque hay que comer todos los días, cogería las pocas pertenencias que me merecen la pena, salvo yo mismo, claro, y me iría a un cortijo abandonado, lo arreglaría y cultivaría. Unos animales para acompañar y comer. Y algunos libros para leer y mis discos para disfrutar. Olvidarme del mundo, ya que parece que él me ha olvidado a mi. Y, por fin, ser feliz...

Ya era hora

Qué felices viven algunos mientras los demás tenemos que conformarnos con sus migajas...

Son una pandilla de niños consentidos y malcriados. Y, por supuesto, la culpa es nuestra.

Corolario

Lo bueno de tener un blog es lo que te ahorras en psiquiatras. Al menos de momento...

PD: Odio los martes.

Situaciones de la vida cotidiana II

Hay veces que uno piensa que no es de este mundo. Apruebas unas oposiciones que te capacitan para trabajar en lo que crees que te gusta y se te da bien y resulta que tu trabajo consiste en hacer cualquier cosa menos aquello para lo que se supone que te han contratado.

Al hilo de la autoridad del maestro, visto este como un guía por una parte y como el garante de la disciplina en el aula por otro me planteo una cosa que bien pudiera pasar. Un alumno es traído a un centro. El alumno se ha tomado algo más que un colacao en el desayuno. Reta abiertamente al profesor, produciendo un espectáculo que en parte divierte a sus compañeros. Le pides que abandone el aula, a lo que se niega. Pones en conocimiento de tus superiores este hecho. El alumno se mofa de ellos. Llamas a la Policía. El alumno se mofa de la policía y la torea por todo el centro. ¿Qué se puede hacer entonces cuando todo el mundo lo ha intentado todo?

Pero voy más allá. Como hipotético padre, me horrorizaría saber que mi hijo comparte aula con semejante especimen y que se vea obligado a tener que sufrir determinadas conductas precisamente en un centro educativo, por la falsa premisa de que todo el mundo tiene que estar en un aula o vale para estudiar.

Y qué decir de los padres que lo han intentado todo y nada ha funcionado...

lunes, 17 de enero de 2011

Sábado

Cuando una llamada te alegra el día. No hay nada mejor que saber de los viejos amigos, aunque éstos sean jóvenes...

Preguntas

Miro las burbujas del agua caliente salir hacia afuera. Saben donde van, lo tienen claro. No puedo dejar de tener algo de envidia.

Después de tanto esperar y esperar una meta que nunca llegaba, cuando ésta llegó no supe qué hacer. De tanto construir una casa, cuando fui a meter la llave se cayó al suelo y hubo que empezar otra vez. Y surgieron las preguntas para las que las respuestas que había buscado no servían. Y tuve que volver a empezar otra vez. Curiosamente, lo que no quería.

Aunque quizá no me he dado cuenta que todo es un eterno acabar para volver a empezar.

Envidias

No sé por qué te fijas en lo de los demás, cuando tu ya tienes uno. Confórmate o busca otro mejor. Y no digas nada, que quedas peor. Cada vez mas...

Comidas canallas III

El huevo pasado por agua.

Contrariamente a lo que se cree, la mejor forma de cocinar un huevo pasado por agua es pasar olímpicamente de él. Si se mantiene los cuatro o cinco minutos en agua caliente indefectiblemente saldrá o duro o crudo, por mucha ilusión y empeño que se ponga en ello. Y además, puede frustrar al cocinero nobel. (¿Ironía o falta de ortografía?)

El procedimiento es el siguiente:

1. Se pone agua a calentar en el cazo, a fuego lento.
2. Te vas a ducharte. Sin prisa.
3. Te vuelves de nuevo, compruebas que el agua está más o menos caliente (ojo no meter el dedo)
4. Cuando hierva, echar el huevo. Mirar la hora, por gusto mayormente.
5. Irse a escribir una entrada del blog.
6. Comprobar que han pasado los cuatro minutos. Pasar del tema totalmente.
6. Mirar el correo.
...

Resultados de gourmet garantizados

Corolario

Me fastidia enormemente la mala educación.

Cosas que pasan, volumen II

Se me ocurre pedir ropa por Internet. Hasta ahí todo correcto. Pido que me la manden al trabajo. Guay. Estoy en casa y me llaman por teléfono.

- Estoy en la dirección y no hay nadie.
- Sí, es mi centro de trabajo. Ahora no hay nadie, pero si espera un minuto estoy allí. Pensaba que repartían por la mañana.
- Ya, pero yo por la mañana como que no vengo y tengo prisa. Voy ahora a esta dirección, vete allí y lo recoges.
- Lo siento, pero me queda fuera del pueblo. Le digo que si espera un minuto estoy allí.
- Y no tienes coche.
- No. (En realidad sí, pero tardo menos andado)
- Pues venga, rapidito que me voy.

Cuelgo el teléfono, salgo como un rayo de casa y me encuentro con un especimen dotado de carnet de conducir (espero que de lo otro no, sinceramente)

- ¿Ah, eres tú? (No sé a quién pensaría encontrarse, la verdad)
- Pues sí, soy yo. (Sorpresa!! me han dado ganas de decirle.)

Le firmo, me da mi paquete y regreso a casa, un poco alucinado por lo sucedido.

PD: La ropa me queda bien.

sábado, 15 de enero de 2011

Radiografía del absurdo

Pasarse la mañana adivinado canciones en cierta red social con cara de libro.

Lo cual refuerza mi hipótesis de patetismo de sábado por la mañana, con desayuno con tostadas frustrado.

Fingidas

A pesar de todo, nuestras desgracias se curan con humor. Otras, lamentablemente, no.

Una mesa camilla

Como cada noche desde que se conocían se sentaron en la mesa camilla. Enfrentados por sus portátiles, pero no por sus corazones, escribían sus ideas en sus diarios. Miradas directas a la pantalla y recíprocas por encima de sus respectivas miopías. Durante más de media hora permanecieron así. Ni una música de fondo, ni una palabra en el aire. Solo el ruido del teclado y una respiración mas o menos profunda, según el cansancio. Una pregunta antes de irse a dormir.
- ¿Habré cerrado el gas?
- Seguramente sí.

Cerraron sus portátiles y, en ese momento, se acabó el día.

Grados de patetismo

Rondar una discoteca de pueblo y pensar si entrar o no.

Rozando la perfección

El día que, aparte del humo, desaparezca de los bares el olor a fritanga la humanidad habrá logrado su máxima expresión.

Memoria

Mi recién estrenada mala cabeza no me permite recordar lo que pensé poner, pero no hace que se me olvide lo patético de mi existencia cotidiana.

viernes, 14 de enero de 2011

Cosas que se dicen

Con esto de medir las palabras, hay veces que el metro te traiciona. Aunque siempre que no se entere nadie, no pasa nada.

jueves, 13 de enero de 2011

¿Gilipollez o esnobismo? II

Comprar calzoncillos por Internet. De marca, por supuesto.

¿Gilipollez o esnobismo?

Comprar ropa por Internet. De marca, por supuesto.

Situaciones canallas

Voy al super a comprar espárragos de bote para las ensaladas en la única tarde que puedo a la semana, después de bajar dos veces el mismo día al supermercado y olvidárseme, y me lo encuentro cerrado por inventario...

Conversaciones Bizantinas II

Tras nuestro afamado Máster Oficial en Conversaciones Bizantinas, les ofrecemos un nuevo Máster:

Máster Oficial en decir lo mismo, discutir durante media hora y acabar enfadados.

Tras este máster, podrá decir lo mismo que su interlocutor, pero de una manera diferente. Si su interlocutor es lo suficientemente picajoso, llegará a entender lo contrario, de forma que a partir de ahí podrá empezar a discutir.

Nosotros le garantizamos que siempre podrá llegar a molestar a su interlocutor, por lo que la bronca estará asegurada.

Plazas limitadas.

miércoles, 12 de enero de 2011

Final

... y es cuando te planteas si eres en realidad tu o un personaje creado. Si realmente lo que te rodea es paisaje o edificio. Y, lo que es peor, si realmente te mereces lo que te rodea...

Invariabilidad

... te sientes un poco guía y debes tomar un sistema de referencia invariable para seguir adelante, puesto que ya no eres tú, eres tu y más cosas. Te sientes encorsetado en algunos aspectos, sientes que te falta el aire, pero a la vez te sobra. Es una sensación realmente extraña...

Responsabilidad

A veces miro a ciertas caras y siento miedo. A veces siento ciertos corazones y me da aún más miedo. Quizá el hecho de ser implique ciertas actitudes, que son seguidas por otros, que se toman como referencia. A pesar de que siempre me gusta quitar hierro, siempre hay alguien que accede al núcleo fundamental de tu pensamiento, lo que por una parte me alegra, por otra me incomoda y por otra me hace sentir muy responsable...

Burocracia

Dios bendiga a la burocracia, tan útil y necesaria, que nos saca de la oscuridad y nos lleva a la perfección.

Montañas de papeles, planes, proyectos, por los que otros cobran mientras no los trabajan.

Dios bendiga a la burocracia... con un largo purgatorio.

martes, 11 de enero de 2011

Notas a mi mismo

Mientras que no me plante, pegue un par de voces y marque distancias vamos a seguir igual.

Supongo que entonces empezaré a ganarme cierto respeto aunque, si duda, me vestirán de verde.

¿Valdrá la pena hacerlo? Algún día lo intentaré.

La primera por la noche

Repaso el por qué de mi tontería. Supongo que está en ser solícito, amable y educado. El perfecto yerno, quizá. No soy capaz de ver la doble intención tras un grito de ayuda. Simplemente me lanzo y allá que me estrello. Me falta maldad. Como dijo la pintada, quiero ser malo, pero no me sale.

Suerte que para defenderme tengo el no creerme nada, la desconfianza, el colmillo retorcido, que afortunadamente no aplico demasiado, pero que una vez descorchado resulta mortal. O al menos esa es mi esperanza.

Graves problemas

No creerse nada, grave problema con difícil solución.

Posible milagro

Creo que he encontrado una sacarina que sabe como el azúcar.

La primera por la tarde

Definición por negación:

Lo contrario de realización personal: Yo.

La primera por la mañana

Tonto, tonto, tonto, mil veces tonto...

lunes, 10 de enero de 2011

Religiosidad II

Cuando no se tiene remedio, no se tiene remedio. Y hay que asumirlo con naturalidad. Dos veces el mismo día, dos veces que se me olvidan cosas.

Cosas que podrían pasar

El caso es insistir, porque lo mismo...

Religiosidad

Tan cierto como que por la mañana sale el sol, algún día iré al supermercado y no se me olvidará comprar nada.

domingo, 9 de enero de 2011

Anti-Sorpresas de domingo por la mañana

Iba yo, mejor dicho, venía yo de echar periódicos viejos a reciclar cuando, llegando a casa, me he encontrado a una señorita vestida de conejo blanco con un despertador de los antiguos en la mano.

Y no me he sorprendido nada.

Caminos que se toman

He comprobado que los dos caminos que se abren ante mi conducen al fracaso. Puesto que el fin es el mismo, procuraremos la comodidad en el camino. No está la cosa para masoquismos.

Arquitectura de interiores

No sé hasta qué punto el medio determina a la persona. Pequeñito, frío, tétrisco...

sábado, 8 de enero de 2011

Sobre ventana una

De tanto dejar salir el aire al final me quedé sin ninguno

Calidad

Bendita sea esa palabra...

Sol y maletas

Presagio del futuro que se avecina y contra el que no se puede luchar.

viernes, 7 de enero de 2011

Insumisión

Se recuerda a los señores lectores que pueden fumar mientras leen este blog, si así lo desean.

Es mas, se recomienda fumar después de leer. No es lo mismo, pero puede ayudar...

Explicaciones...

...para acabar sin seguir sabiendo nada.

jueves, 6 de enero de 2011

Y gritas taxi!!

Luna

Símiles

Lo nuestro parece una nevera. Tu estás dentro y yo no paro de abrir. Al final, se romperá la nevera.

Y lo mejor es que no nos extrañará.

Frases familiares célebres

No preguntes por saber que el tiempo te lo dirá.

miércoles, 5 de enero de 2011

Me acuerdo de los reyes

Me acuerdo de los días previos, rebuscando armarios y fisgando el bolsas. Me acuerdo de irme a dormir pronto. Me acuerdo de no dormirme, de poner la radio para relajarme. Me acuerdo de la luz del pasillo encendida y del ruido de bolsas, del ajetreo de subir y bajar de mi madre y mi abuela y luego de mi madre y mi hermana. Me acuerdo de despertarme muy pronto. Me acuerdo de bajar la escalera, abrir la puerta de cristales y ver mi sitio en el sofá lleno de paquetes. Me acuerdo de mi bolsa verde con un Papá Noel, a pesar de ser el día de Reyes. Me acuerdo de abrir la bolsa e ir desgranando los paquetes. Me acuerdo de la sensación de Navidad Muerta al ver mi último regalo. Me acuerdo del año de la Game Gear. Me acuerdo del papel que venía con ella, que todavía conservo.

"De parte del Rey Gaspar, para que nunca pierdas la esperanza"

Y, en efecto, a veces la encuentro...

El niño del Polinomio ataca de nuevo

video

Enseñanzas y sospechas

1. Hay que arrimarse a donde uno lo quieren.

2. Si no te cogen el teléfono, no llames mas.

3. Las hamburguesas no pegan con el Chivas.

martes, 4 de enero de 2011

Cuestiones supermercadiles.

Si sales de una calle, giras a la derecha con el carro lleno y te encuentras a un/una señor/a gordo/a, ¿quién tiene la preferencia?

lunes, 3 de enero de 2011

Navidad

Obras

Por una cuestión logística que no viene al caso, esta tarde me he tenido que cruzar de punta a punta la beato-capital. Eso me pasa por pensar lo poco que estoy andando esta Navidad.

El caso es que todo lo que no sea el centro de las ciudades es absolutamente impracticable para un indefenso peatón. Obras mil mal señalizadas, miles de recovecos inaccesibles, restos de cemento o de arena por el suelo, o simplemente baches o directamente agujeros que como no te des cuenta te matas. Por supuesto, los que van en sus coches no te hacen mucho caso, pero con eso ya cuentas.

Y cuando superas la zona de obras, coches mal aparcados, semáforos que no se abren nunca, pasos de peatones a mil kilómetros...

Es dura la vida del peatón...

La búsqueda del público IV

... hay que hacerlo por el público. Pero, realmente, te das cuenta de que el público no existe, el público es uno mismo.

La búsqueda del público III

... y entonces te abandonan, porque ya no les eres útil. Te han aprovechado, se han distraído un rato a tu costa y ahora van a encontrarse con los de su tribu, a decirles que no se les ocurra ir a ver la función, que no merece la pena. Y te preguntas qué has hecho mal. Y vuelves a empezar con la misma ilusión, dejas a un lado el temor del fracaso, a fin de cuentas, el espectáculo debe continuar...

La búsqueda del público II

... cuando empiezas la actuación debes captar su atención, interpretar sus miradas, sus gustos, negarte a ti mismo para lograr lo que prentendes, objetivo que se ha ido borrando a lo largo de la función de tu mente. No eres más que una marioneta en manos de insensatos, apenas una hoja seca movida por el aire de los aplausos. Se espera que reacciones ante sus peticiones con solicitud, con interés, con servicialidad. Pero, ¡ay si te sales del guión! Se harán los sorprendidos, los dolidos y los despreciados, nunca se sabe si con buena o mala intención...

La búsqueda del público

¿Acaso garantizan alguna verdad la vista o el oído a los humanos, o sucede lo que incluso los poetas nos repiten de continuo, que no oimos nada preciso ni lo vemos?

Fedón. Platón

Porque al ver con los ojos no alcanzamos a ver la realidad de la vida, ni siquiera de lo que estamos acostumbrados a ver. En mi prolongada y reforzada etapa de descreimiento con el mundo, vista desde el siempre complicado mundo de las relaciones en mi microcosmos, me siento como un bufón en el escenario, ante un auditorio ávido de mis gracias...

domingo, 2 de enero de 2011

Un dos tres, responda otra vez

Por veinticinco pesetas, costumbres bastante impertinentes como, por ejemplo, dar la paz en la misa

Un dos tres, responda otra vez,

dar la paz en la misa,
la campana de la vela el día de la toma...

El arte de enterarse de todo

Más que un arte, es una desgracia. Enterarse de todo tiene su parte buena, que es enterarse de todo, valga la redundancia que en el fondo no lo es. La parte mala es que te enteras de todo. Sigue sin haber redundancia.

En cuanto a las ventajas, permite desenmascarar personas, conocer hechos insospechados, expandir nuevos horizontes, permite profundizar en el arte de hacerlo todo mal...

En cuanto a las desventajas, nos ayuda a poner en práctica aquello de que corazón que siente es por ojos que ven. Es la única que se me ocurre, pero es que es bastante ilustrativa.

El arte de hacerlo todo mal

Durante toda mi vida he ido perfeccionando este noble arte, de tal forma que cualquier cosa que haga está mal, aunque la intención sea buena. Esto, aunque pudiese parecer un fastidio o incluso deprimente, es estupendo, porque siempre te garantizas que todo aquello es equivocado.

De aquí se obtiene como consecuencia que siempre se es el culpable de todo. No importa la intención con la que hagas algo, o si simplemente se desea dar un giro a tus circunstancias.

Y como corolario, puesto que siempre se es el culpable de todo porque se he hecho algo mal, siempre se tiene el chivo expiatorio perfecto.

Todo son ventajas. ¡Anímense!

Odisea gruífera

Uno que llega a su casa. La puerta se la encuentra tapada. Imposible acceder. Entro con dificultad en casa. Personas mayores que esperan fuera no pueden ni entrar. Llamo a la grúa. Al rato viene una pareja municipal. Supervisan la situación, aderezada por un coche que no puede pasar por delante y otro que obstruye el paso por detrás. Aparece la grúa. La postura del coche impide su fácil expulsión. La situación se complica por momentos. Al final el coche sale, tras el ímprobo esfuerzo del operario de la grúa y las sabias instrucciones del policía municipal. A lo lejos aparece un señor con unos cuantos niños. En cuanto se percata de la situación echa a correr. Se le están llevando el coche. Negociación y se libera al rehén. La cuesta de enero será un poco más dura.

Y así casi pasa la mañana.

sábado, 1 de enero de 2011

Me acuerdo de una nochevieja

Me acuerdo de una nochevieja en un piso prestado al acabar el milenio. Me acuerdo de que casi llegando me atropellan. Me acuerdo de un artefacto, simulando un pajarito en una jaula, que pusimos para no hacer demasiado ruido y molestar a los vecinos. Me acuerdo de las botellas que compramos. Me acuerdo de un langostino que nos sirvieron ya bien cocido y que se aficionó a botella de licor de menta. Me acuerdo de una partida de party. No me acuerdo de si pusimos música o no. Me acuerdo de los vómitos verdes, no solo producidos por el alcohol, sino por el desamor. Me acuerdo de las ganas que me entraron de irme. Me acuerdo de millones de personas en la calle. Me acuerdo de que, llegando a casa, un tío me guiño el ojo.

Me acuerdo tan bien que las nocheviejas las paso durmiendo en casa.

PD. Dios bendiga a Blogger

El no saber es lo que tiene

Al hilo de, cuarta pregunta, ¡Cuántas cosas bellas nos estamos perdiendo por el pequeño detalle de no saber que existen!

La rúe

A propósito de una situación cotidiana, como es ver a un señor sentado en un sofá en medio de la vía pública y dejando al margen sus interpretaciones filosóficas, pienso que a veces la cosa humana es capaz de alcanzar tal grado de indiferencia hacia sus semejantes, tanto del sentado a los que se mueven y viceversa, que cualquier gesto por estúpido que parezca puede verse como un espectáculo.

Realidad no virtual sentado en un sillón de orejas bastante feo.

Examen de primero de año

Las 10 preguntas que todo buen bloguero, o regular o malo, según se mire, debería hacerse.

Lista de propósitos para el año nuevo

Reflexiones al comenzar un nuevo año

Deseoso de mantener el mismo nivel intelectual del año anterior, me pregunto:

Anne Igartiburu, ¿estaba congelada de frío o es que se hacía pis?