martes, 18 de julio de 2017

La linde et moi

Ayer acordé por unanimidad explorar la ruta de la fuente de la Bicha. Así que esta mañana me cogí mis aparejos de senderista urbano y tiré p'allá con la mayor de las ilusiones. La llegada al comienzo del sendero estaba bien señalizada, con todo tipo de detalles, pero no el final. Así que dotado de mi habitual espíritu aventurero me puse a darle a la pata.

Pasaban los metros, no los de coger, los de andar, y el sol hacía su función con notable esmero. Afortunadamente, se sucedían los árboles y algo de sombra había de vez en cuando. Pasé una primera calle, pasé un segundo puente y llegué hasta los túneles del Serrallo.

Un poco más adelante se bifurcaban los caminos. Decidí tomar el mas estrecho, en parte por romanticismo y pintoresquez y por probabilidad de encontrar una fuente, pero la fuente no aparecía. Me vi solo entre tanto árbol y con el rio a gauche, las posibilidades de ver la fuente desaparecían. Pero seguí andando. A lo Forest.

Y, al final, después de cruzarme con varias personas que iban o corriendo o andando y que tuvieron a bien respetar mi integridad patrimonial, porque lo mismo de la física me hubiera dejado, llegué a una gasolinera. En Cenes.

Así que me compré un aquarius, paseé un poco por el pueblo y decidí volverme en autobús. No sin antes debatir si debía comprar un bono o un billete sencillo.

Postales de julio II

lunes, 17 de julio de 2017

De Virgen a Virgen

Mediado el mes de julio y superada la primera advocación, seguimos afrontando este verano que, si breve, dos veces verano. Aunque con uno ya baste, sobre todo en lo que al calor se refiere.

o-o-o-o-o

Senderismo urbano. Kilómetros errantes. He pasado por varios sitios que me han traído recuerdos, entre patéticos y entrañables, que de todo hay en esta vida. Ciencias sigue igual que siempre, pero con más cachivaches colgando y gente con más rastas, si es que ello fuera posible, estudiando. Hoy, por ejemplo, he bordeado la estación del tren. Se trata de andar y que nos de el aire, aunque sea caliente.

o-o-o-o-o

Fuentes. Recuerdo a aquella breve compañera de facultad que decía que aquí no había fuentes. Tampoco es que hicieran falta entonces pero ahora, quizá por la edad o el andar, se agradecen.

o-o-o-o-o

Propuesta de ruta: la de los institutos imposibles.

Postales de julio

martes, 11 de julio de 2017

Post para hacer constar...

... que siendo las diez horas de la mañana, hemos procedido a la recogida del título de máster, siendo más engorroso los procesos de entendido de la administrativa implicada, por baja voz, y compulsa del mismo, por ausencia de fotocopiadora capaz.

Endespués hemos procedido a la vuelta a la comarca, previo cabreo a un autobusero y posterior correctivo de mala acción mediante el calado del coche. Cosas de la expiación de los pecados.

Y de no pisar el embrague.

El eterno retorno

Hoy tocó descongelar la nevera. Menos mal que el calor ha hecho todo el trabajo.

lunes, 10 de julio de 2017

¡El metro! ¡El metro!


  Iba yo ayer, feliz, camino de la estación de autobuses, en esa faceta de taxista que a veces me acompaña cuando, al cruzar el paso de peatones, oí el ruido de una campana. Me pareció un poco tímida para ser la del juicio final, fueraparte de que en domingo están cerrados los juzgados. Así que giré mi cabeza y lo vi, majestuoso, acercarse y pasar delante de mi, con ese aire de suficiencia que se dan los entes importantes.

Paró y lo contemplé. Brillaba en lo alto el cartel de "Sin servicio". Y, tras guiñarme un led, reanudó su marcha lenta, camino de tierras lejanas. Albolote, mismamén.

Y así fue como nos conocimos el metro y yo. 

Aunque algunas mentes malvadas y aviesas le quieran llamar tranvía.