miércoles, 10 de agosto de 2016

Aunque sea un aeropuerto

Otra vez, aquí estamos. Una gran cola para facturar y un retraso inesperado pero que no nos ha sorprendido.
Ahora, con los interneses y el guasap, los retrasos se humanizan. Te informan minuto a minuto de todo. Si lo piensas bien, parece que se están riendo de ti, pero con educación y por etapas. Así como el que no quiere la cosa.
Menos mal que están los dutifris. Y es que, cuando uno está de viaje, parece que es omnipotente, que todo está permitido. Por suerte, tan sólo basta girar la etiqueta para poner de nuevo los pies en el suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada