domingo, 26 de septiembre de 2010

No preguntes, que te puedo responder

Me preguntas si tras hoy he aprendido. Me dices que no te de explicaciones. Estás al margen de las conjugaciones. Dices que son unos niños. Me dices daltónico. Me preguntas si me enfado.

¿Y qué carajo quieres que te responda? Si te explico por qué me dices que no te importa, que no te dé explicaciones. Si no, es que huyo. O que soy tonto. Si estás al margen de las conjugaciones, entonces es que no eres nada. ¿Me hablas tu de infancia? ¿Sartén o alcuza? A fin de cuentas la tizne es la misma.

En lo de los colores lo mismo llevas razón, pero, ¿has oído hablar del concepto "satisfacción personal"?

Me parece que se te está yendo la cabeza. Y creo que me voy a sentar a ver cómo te explota. En parte por placer, en parte por curiosidad. Y créeme que lo siento, pero es la única forma en la que vas a aprender.

Compraré palomitas. Por primera vez en un año, no me va a importar engordar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada