martes, 10 de septiembre de 2013

Septiembre V

Anochece dramáticamente pronto. El otoño se acerca. Con sus tonos amarillos y sus mañanas perezosas.

o-o-o-o-o

Hay que buscar alguna estrategia. Algo que nos permita sobrevivir en el infierno diario. Asirse a una esperanza, agarrarse a un clavo ardiendo, podría ser una solución. Pero el calor quema tus dedos y quizá, más tarde o más temprano, te caigas por el precipicio. No queda más que programar la mente para sobrevivir, como tantas veces antes, pensando en vano que quizá sea ésta la última vez.

o-o-o-o-o

Dicen que el siete trae suerte. Habrá que esperar para comprobarlo.

o-o-o-o-o

La felicidad del pasado no sé a qué atribuirla, si a la ingenuidad o a la candidez. O a una extraña mezcla de ambas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada