lunes, 19 de mayo de 2014

S'acabó la crisis, ópera en dos actos

De como, en el primer acto, barajé la posibilidad de comprarme, a pesar de mi modesto sueldo a cargo de los PGE, un cepillo a pilas.

De como, en el segundo acto, un coco rubio de apenas 50 centímetros espurreó las tarjetas y documentación de su madre en la zona de pastillas de barbacoa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada