sábado, 7 de abril de 2012

Correspondencia

Carta de Farkas Bolyai a su hijo Janos tras una discusión del primero con Gauss sobre el postulado de las paralelas:

Te ruego que no intentes tú también luchar contra la teoría de las líneas paralelas. Perderías el tiempo y sus teoremas quedarían sin demostrar. Estas impenetrables tierras pueden derribar mil torres como Newton. Nunca se aclarará en la Tierra, y el desdichado género humano nunca poseerá en el mundo nada completo, ni aún en la geometría. Esto constituye una grande y eterna herida en mi alma... Por amor de Dios te ruego, olvídalo. Témelo como a las pasiones sensuales, porque lo mismo que ellas, puede llegar a absorber todo tu tiempo y privarte de tu salud, de la paz del espíritu y de la felicidad en la vida...

Por supuesto, su hijo no le hizo caso y alumbró una nueva geometría.

Cuando las rectas se vuelven curvas. Joan Gómez. RBA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada