lunes, 30 de abril de 2012

Ordenanzas municipales que podrían ser de interés

No se sí han salido a pasear por una gran ciudad los días de lluvia, especialmente por sus calles más concurridas. Miles de criaturas con sus paragüicas de acá para allá, como almas en pena, intentando llegar a su destino.

Como algunos de ellos son gente amable, levantan el paraguas para que su enfrentado momentáneo y compañero de chubasco no se moje. El problema es que el objeto de la acción sea también un caballero del paraguas, con lo cual se acaba mojando todo el mundo, para gran regocijo del observador neutral que se está tomando un té en el bar y que, el muy cabrón, lo que está haciendo el mojarse por dentro.

Es por esto por lo que propongo a los alcaldes de España y, por qué no, del extranjero y de allende los mares y océanos, que se dejen de tanta rotonda y tanta zona azul y otras gilipolleces y elaboren una ordenanza para que la gente que lleve paraguas no se moje, sobre todo para evitar el consiguiente coraje que ello produce.

Se podría deproponer, por ejemplo, que los portadores en paraguas negros tuvieran que lavantarlo siempre, sin que ello deba tener otras connotaciones. También la misma regla según el tamaño del mismo. Del paraguas, se entiende.

Desde este espacio yo lanzo esta propuesta, a ver si algún alcalde se apiada de sus conciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada