jueves, 12 de abril de 2012

Tardes de abril III

Por mucho que se intente, no se puede borrar lo que está grabado a fuego en el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada