martes, 21 de agosto de 2012

Verano XXXIX

Intento no dar el futuro por supuesto, pero no lo consigo. No obstante, me abonaré al pesimismo en lo cercano y a la ignorancia en lo lejano.

o-o-o-o-o

Si dichoso es el dinero que a casa vuelve, el que se asomó discretamente a la puerta debe ser digno de adoración.

o-o-o-o-o

Nunca me acuerdo de cómo se escribe 39 en números romanos. Es el dulce encanto de la ambigüedad, que es la pequeña pesadilla de la no unicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada