sábado, 18 de agosto de 2012

Verano XXXVII

Todo era azul. Absolutamente azul. El suelo, las paredes, las puertas. En diversos tonos, pero azul. Un azul que me recordaba tiempos pasados y tiempos que volverán, aunque esperemos que no se den mucha prisa en hacerlo.

o-o-o-o-o

Estaba de pie, atendiendo, hablando. Quería irme, pero no quería irme. La conversación era trivial, pero no quería que acabara. Ignorábamos la causa. Pero no éramos felices.

o-o-o-o-o

Se abrió la puerta y salió. Tuve que sujetarme el corazón. Se me caía de nuevo al suelo, entre tanto azul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada