domingo, 30 de diciembre de 2012

Dejarse llevar. Dejarse esperar

Deambulo por las calles haciendo tiempo. No había nada que le gustase tanto pero a la vez angustiara como andar sin sentido, esperando que pasara algo que no ocurría o que se le escurría como agua entre las manos.

Desde hacía mucho tiempo que pensaba que eso era una metáfora de su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada