domingo, 13 de octubre de 2013

Domingo

Quisiera saber de la verdad absoluta, es misteriosa esquiva, para que me iluminara en mis tribulaciones. Nada escapa al reino de los sentidos, de las impresiones, de la realidad que engaña con sus miradas y sus ideas. Con los olvidos de las conversaciones ya pasadas. Con el ajetreo y la prisa de vivir el día a día lo urgente, olvidando lo importante.

Ante las encrucijadas, las señales no son buenas compañeras si no se sabe a dónde se va. ¿En qué lugar encontraremos la verdad? ¿Qué camino hemos de seguir? Es en ese microcosmos donde se experimenta la verdadera esencia del ser humano, su soledad ante el camino y la certeza de que, por mucho que elija, siempre se preguntará el por qué de el lugar en el que se encuentra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada