martes, 29 de octubre de 2013

Martes mañana

Venía yo tan feliz, por la orilla de la playa, cuando una ola me pegó un revolcón inesperado. Conclusión: No te fíes de las agua mansas. Ni de las bravas. De ningunas.

o-o-o-o-o

Parco en despedidas, parco en amaneceres.

o-o-o-o-o

A veces me da miedo cuando la puerta es llamada, cuando un "¿Se puede?" llega a mis oídos. Señor, qué nueva catástrofe ahora.

o-o-o-o-o

Ya llegó la invasión de todos los años, por la misma fecha más o menos. El eterno retorno, once more.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada