domingo, 27 de octubre de 2013

La noche del tocamiento

Del tocamiento de manecillas, se entiende.

Esto de que cada dos veces al año nos cambien la hora me sigue pareciendo como algo preconstitucional, como una tradición decimonónica y ñoña que ha permanecido hasta nuestros días, como lo de cortejar a las damas o dar los buenos días haciendo una reverencia y levantando el sombrero. Pero en fin, es algo que está ahí y que forma parte del ritual del invierno, a pesar de que le frío no llegue. Y es que no me recuerdo en noviembre y vistiendo manga corta en la noche de Granada.

Pero tampoco hay que quejarse. No está de más que, al menos una noche al año, nos dejen dormir una hora más. Porque los partidarios de la cama para descansar, entre los cuales me incluyo, estaríamos dispuestos no sólo a pasar una hora más al año, sino una hora más a la semana si fuera necesario. Todo sea por el ahorro energético. Si es que es tiempo de sacrificios...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada