miércoles, 30 de octubre de 2013

Miércoles

Día de reuniones infinitas. Afortunadamente, han sido aprovechadas y no excesivamente intensas, cosa que se agradece. Aunque haya tocado hablar, quizá en exceso.

o-o-o-o-o

Apagones. Nos pillan en la escuela, con ese kamasutra que resultan ser a veces las posiciones de la guitarra. Nos vamos camino de casa, abriédonos paso entre un bulevar negro, como si flotáramos en la nada. La oscuridad la rompen, en parte, los coches con sus luces. Sin embargo, en la parte alta del pueblo hay luz. E Internet. Pero no hay tele.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada