martes, 23 de octubre de 2012

Leer

Esta mañana, mientras me hacían un examen de Estadística, he visto que la profe de lengua les ha mandado este artículo, para hacer un comentario de texto. Yo, que en los exámenes me aburro soberanamente y por eso chincho a mis alumnos, fueraparte de que no se hacer comentarios de texto, me he puesto a leerlo a ver si echaba algo de tiempo fuera. La idea es que en Internet no se puede leer, aunque la última frase me ha dejado un poco mosca, pero yo es la conclusión que saco.

Me dice mi maestro que las entradas de los blogs deben ser cortas, lo que en principio estaría en consonancia con lo que dice el autor del texto, porque si no, no se leen. He de reconocer que no sigo esa regla, porque no me parece adecuada. Un texto tendrá la extensión que tenga que tener, porque un texto es para trasmitir cosas, al menos cuando uno quiere exponer o contar cosas. Leerlo ya es cuestión de tiempo y de paciencia. Si es demasiado largo siempre se puede guardar para cuando se tenga tiempo, porque los textos largos son como las comidas copiosas, hay que cogerlos despacio, desmenuzando lo que dicen. Un servidor se vale de estas horas, cuando la llamada del día ya está cumplida y tengo tiempo para mí, antes de irme a dormir.

Para cuando se va rápido siempre se tienen las entradas cortas, que pretender sacar una sonrisa para relajar la prisa o una reflexión que nos calme en ese momento. Pero también se leen libros con prisa, sobre todo manuales, cuando los usamos para conocer algo concreto. O diccionarios. O carteles que pasan fugazmente mientras vamos en el coche, en el autobús. Carteles que nadie lee, que nacieron para ser ignorados.

Sinceramente, el soporte es igual. Lo realmente importante es el lector. Quizá queremos echar la culpa de nuestra prisa a cualquier otra cosa que no seamos nosotros. No admitimos que leemos porque no tenemos tiempo, porque siempre hay otras cosas que hacer, más precisas, menos dignas, pero necesarias. O porque no nos apetece. Pero siempre se puede encontrar el tiempo suficiente al artículo en cuestión. Es cuestión de organizarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada