lunes, 15 de octubre de 2012

Volver igual que irse

Se va uno un par de días a andar por esos campos de Dios y a subirse un dos mil, tendré que presumir, creyendo que el silencio del campo le hará relajarse de sus problemas y vuelve con la misma urgencia de antes, sintiéndose como un pollo sin cabeza, corriendo de acá para allá intentando apagar todos los fuegos que van surgiendo.

o-o-o-o-o

Esta curiosa sensación de vivir en el camarote de los hermanos Marx.

o-o-o-o-o

¿Serán fases, o la incontestable imbecilidad del ser humano?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada