jueves, 25 de octubre de 2012

Reinos

Ella también aguarda al macho. Pero en la hembra la atención se divide, mira a su cortejador a un tiempo como enamorado y como presa, y no ha de precipitarse.

1 comentario:

  1. Ay, payo, cómo entiende usté a las presonas humanas.

    ResponderEliminar