jueves, 25 de julio de 2013

La crisis del romero

Recuerdo aquellos tiempos en los que las gitanas de la Catedral repartían romero a los incautos turistas. Les leían la mano, les endosaban el romero y les pasaban una factura o una maldición, según la generosidad del visitante. Y eso que entonces el turismo era, relativamente, un bien escaso.

Ahora, que es la gallina de los huevos de oro convenientemente exprimida por nuestros gobernantes locales, hecho reconocido públicamente y sin ningún tipo de pudor, las gitanas ofrecen sus servicios a los nativos. Quizá el turista, de naturaleza incauta y confiada, ha evolucionado a costa de la filosofía low-cost, que te hace espabilarte a base de bien. Debe ser por eso que, aunque nos vean con paso firme y camino marcado, te abordan con el romero como escudo. Por si alguien pica.

Lo que no sé es si a nosotros nos harán descuento en sus previsiones. La próxima preguntaré a ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada