sábado, 27 de julio de 2013

Rodríguez express

El hecho de estar todo el año, o gran parte del mismo, solo no es comparable al hecho de disfrutar de compañía y, durante unos días, o unas horas, que esa compañía te deje solo. Y en esas me he hallado yo durante algo más de 24 horas.

También es cierto que hay momentos de Rodríguez que más o menos ves venir y otros que se te vienen encima sin poder evitarlo. Cuando te los hueles la cosa es mejor, porque ya te montas el plan y te organizas, sobre todo en lo que a la comida se refiere. Las noches también se organizan, para evitar el engorro de la cena. Y siempre estos momentos suelen ser propios de actividades mas extraordinarias y atrevidas.

Esta vez ha tocado la otra opción, en la que apenas puedes hacer nada, salvo quedarte un poco mas viendo alguna peli en la tele, cosa que ya de por sí haces, que para eso estamos en verano y no hay que madrugar. Así que he tenido que seguir siendo el eficiente amo de casa, cocinero sustituto y acompañante de gato.

Aunque lo curioso es que se va la ama titular y los animales no te hacen ni caso. Pues que cacen, ¡que caray!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada