lunes, 2 de abril de 2012

Segunda onomástica II

Mi querido Paquito volaba por las calles granadinas hasta llegar a su destino. Hemos accedido a la vivienda, previa visita a la vecina afectada, cuya tranquilidad era, cuando menos, sospechosa. Nos ha dejado un cubo y con él nos hemos ido a la zona catastrófica. Lástima de no llevar un bañador y un patito, pues la cocina estaba completamente inundada. De no estar recuperándome de un ataque de nervios hasta le habría sacado una foto porque el espectáculo era hasta bonito. Claro, esto lo digo ahora después de haberme duchado y estando delante del ordenador, con el cuerpo todavía en tensión tras la trapisonda.

En vista de que con un cubo no era posible el desalojo piscinil, me he acercado a la primera gran superficie que he pillado para adquirir un cubo y una fregona. Como dispendio consumista del día, y eso que todavía no había encargado las gafas nuevas, me decanté por un cubo con ruedas. Afortunadamente, estuve fino y cogí también el finstro para restregar la fregona. Para redondear la compra, me cogí también una botella de agua mineral, en lo que podría considerarse el gesto irónico del día. A la salida le conté a la señora cajera lo malas que eran sus bolsas y mi peripecia anteojil, no por nada sino por desahogarme un poco. Y la señora cajera casi me vende un seguro.

De vuelta al piso-piscina seguimos recogiendo agua de la cocina y luego pasamos a otras habitaciones, no tan inundadas pero con algo de agua. Acabamos de la faena y volvimos a casa, previo regalo a la inundada señora de la fregona, como compensación por las molestias. También tuvimos la suerte de recibir la visita del encargado de la empresa del agua que, como contribución a la causa, nos ha puesto una nota al lado del contador con la contundente frase "Por favor, no abrir."

La tarde transcurrió entre la elección de gafas en la óptica y la colgadura de tres nuevas pancartas en sendos balcones. Con lo que me gustan las escaleras...

Y, para colmo, hoy es el santo de mi segundo nombre y nadie se ha acordado de felicitarme...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada