sábado, 7 de mayo de 2011

Desgracias

Ignoro qué pecados de mi vida anterior hacen que los sábados me despierte a la misma hora que los días de diario. Intentaré recordarlos.

Claro que hoy había excusa. Lluvia fuerte y tormenta. Me he levantado a ver si el cauchil del patio estaba abierto justo cuando las probabilidades de inundación eran máximas si estuviera cerrado, pero en esta primavera las sábanas se me pegan más de lo habitual, lo que ya es una barbaridad.

Trabajo adelantado anoche. Y día al revés. Mañana de guitarra, bastante productiva. Pero me duele la mano una barbaridad al tocar la bella y la bestia. Habrá que hacer gimnasia de mano izquierda.

Casi me he decidido por la guitarra eléctrica que me voy a comprar. Otra cosa es que lo haga.

Mis dedos están muy torpes hoy. Le echaré la culpa al teclado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada