miércoles, 10 de abril de 2013

Miércoles

Acabo de llegar a casa. Día interminable, con dolores fingidos y penas que se esconden porque, a fin de cuentas, uno tiene una reputación que mantener.

Por el balcón se cuela el verano, con sus ruidos de negocios que cierran ahora, cohetes que celebran victorias futuras y cuartos de finales de ligas europeas de bares cercanos.

La lámpara ilumina la habitación, con su suave luz entre amarilla y naranja pastel. El silencio ensordece mis tímpanos, tan solo lo acallan los coches que bajan por la calle y un perro que ladra, lejos.

Me sigo preguntando qué hago aquí, por qué pasan según que cosas. Y si debería irme duchando ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada