jueves, 20 de enero de 2011

Agradecido de ser ignorado

En otros momentos y circunstancias me habría sentado mal, pero a día de hoy casi que lo agradezco. Sentadito en mi sofá, cenadito ligeramente y con Morfeo susurrándome al oído rozo la felicidad...

Lo dicho, que gracias...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada