domingo, 9 de enero de 2011

Anti-Sorpresas de domingo por la mañana

Iba yo, mejor dicho, venía yo de echar periódicos viejos a reciclar cuando, llegando a casa, me he encontrado a una señorita vestida de conejo blanco con un despertador de los antiguos en la mano.

Y no me he sorprendido nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada