sábado, 15 de enero de 2011

Fingidas

A pesar de todo, nuestras desgracias se curan con humor. Otras, lamentablemente, no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada