martes, 18 de enero de 2011

Ya era hora

Qué felices viven algunos mientras los demás tenemos que conformarnos con sus migajas...

Son una pandilla de niños consentidos y malcriados. Y, por supuesto, la culpa es nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada