martes, 4 de septiembre de 2012

Autolección I

No pensar. Pensar demasiado suele ser perjudicial, sobre todo si sólo hay un tema en la cabeza que se enquista como una hiedra en la pared. Y no siempre es bueno que salga el clavo con otro, porque el problema sigue ahí. Y el subyacente, también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada