martes, 25 de junio de 2013

Ciencias y Letras

Revivir esos días. Aquellos inciertos días del 96, en los que, de alguna manera, todo cambió y no pude hacer nada por evitarlo. Más que nada porque nada se podía hacer. Porque eramos gotas que corríamos, inconscientes, y que, un día, ya no estuvimos una al lado de la otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada