lunes, 24 de junio de 2013

Onomástica

Supongo que, mientras nos acordemos, todo sigue en su sitio. Es el consuelo de los vivos.

o-o-o-o-o

Me pregunto qué tendrá el amor, el amor verdadero, que deseas morir cuando lo pierdes. No se sabe hasta que punto es el miedo a la costumbre, a su ausencia, al cambio cuando no se disponen de fuerzas, o al menos no se creen tener. Cuando esa llamada ya no se hace, cuando llegan las una y esperas que suene la llave en la cerradura y veas llegar la compra del día. Cuando de fondo, mientras guisas, oyes en la tele la tertulia del mediodía rivalizar con las noticias locales.

o-o-o-o-o

Haber amado y haber perdido. Pero no por tu culpa. Supongo que merecerá la pena. Al final, el dolor que se va cuando se cobra su parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada