miércoles, 5 de junio de 2013

La zapatilla

Y, entonces, salió despedida por la ventana, mientras los que hablaban ahí abajo quedaban estupefactos y yo me asomaba a la ventana, riendo estruendosamente mientras la gravedad hacía, inflexible, su trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada