martes, 4 de junio de 2013

Siete vidas

Descubrir un mosquito mientras me lavo los dientes. Coger la alfombrilla del baño. Soltarle un zurriagazo que suene como el juicio final en el silencio de la noche. Que salte el azulejo. ¿El mosquito? Tan ricamente, oiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada