lunes, 3 de junio de 2013

De un tiempo

Empiezo a pensar en que tienes razón sobre eso que escribiste sobre mi. Quisiera escudarme en los demás, en que el mundo con sus risas y sus burlas me ha hecho así. Intentaría decir que quise huir, que quise abstraerme, que quise luchar contra el viento y la lluvia, pero no lo conseguí.

Me desenmascaraste. No luché, sino que me volví cómodo. Temí perder algo que ni siquiera tuve, una ilusión en la que viví. Una ilusión de la que no quiero escapar, porque me hace sentirme más seguro. No quise partir en tu busca, arriesgarme en el camino. Permanecí amarrado en el puerto de los temerosos, de los cobardes. 

Definitivamente, tienes razón. No se puede dar aquello que no se tiene. Aquello que no se sabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada