domingo, 2 de enero de 2011

El arte de enterarse de todo

Más que un arte, es una desgracia. Enterarse de todo tiene su parte buena, que es enterarse de todo, valga la redundancia que en el fondo no lo es. La parte mala es que te enteras de todo. Sigue sin haber redundancia.

En cuanto a las ventajas, permite desenmascarar personas, conocer hechos insospechados, expandir nuevos horizontes, permite profundizar en el arte de hacerlo todo mal...

En cuanto a las desventajas, nos ayuda a poner en práctica aquello de que corazón que siente es por ojos que ven. Es la única que se me ocurre, pero es que es bastante ilustrativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada