domingo, 2 de enero de 2011

Odisea gruífera

Uno que llega a su casa. La puerta se la encuentra tapada. Imposible acceder. Entro con dificultad en casa. Personas mayores que esperan fuera no pueden ni entrar. Llamo a la grúa. Al rato viene una pareja municipal. Supervisan la situación, aderezada por un coche que no puede pasar por delante y otro que obstruye el paso por detrás. Aparece la grúa. La postura del coche impide su fácil expulsión. La situación se complica por momentos. Al final el coche sale, tras el ímprobo esfuerzo del operario de la grúa y las sabias instrucciones del policía municipal. A lo lejos aparece un señor con unos cuantos niños. En cuanto se percata de la situación echa a correr. Se le están llevando el coche. Negociación y se libera al rehén. La cuesta de enero será un poco más dura.

Y así casi pasa la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada