domingo, 20 de febrero de 2011

Corolarios a Cuatro en la carretera

Por una vez me sentí tan cerca de ese lugar al que espero llegar algún día que mi alma fue feliz por un rato.

Lo importante de una conversación no es recordar de lo que se habló, sino de las lágrimas de felicidad que se vierten al recordarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada