miércoles, 23 de febrero de 2011

La literalidad de las palabras

A pesar de que las palabras sirvan para expresarnos, no siempre hay que tomárselas al pie de la letra. Por ejemplo, si digo que mi conexión a internet últimamente es una cosa alargada y marrón que normalmente está sobre fondo blanco no es que haya que tomárselo al pie de la letra. Nos sirve para hacernos una idea.

Otras veces uno escribe cosas que pudieran o pudiesen ser mal interpretadas y no deben ser tomadas de forma literal. Debe pensarse de una forma más amplia y muy posiblemente la navaja de ocham nos acabe cortando, cuando en realidad todo es mucho más sencillo, aunque en realidad por sencillo me refiero a complicado, de lo que parece.

Por otro lado, lo siento. Y aunque lo he pensado, es que no lo veo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada