sábado, 19 de febrero de 2011

Nuevo récord

Yo pensaba que mi máxima cota de bajeza la alcancé cuando pegaba carteles de muñecas con coletas a las 8 y media de la tarde.

Pues bien, ayer me vi arreglando una cisterna en un hotel ajeno a la una de la madrugada.

¡Superen eso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada