martes, 20 de septiembre de 2011

Cosas extraordinarias

Pagar una llamada de teléfono para que te cuenten las andanzas de una vecina y su alocada vástaga.

Ay, Señor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada