viernes, 30 de septiembre de 2011

Desgracias

Hoy me he cargado un inanimado ratón. Y, sorprendentemente, no siento remordimiento por ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada