lunes, 19 de septiembre de 2011

Para los que somos débiles, no saber a quién creer nos supone un serio contratiempo. Siempre se podría pensar en no creer en nadie, salvo en uno mismo, pero entonces no tendría gracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada