miércoles, 4 de julio de 2012

Disculpen la osadía

Leo y oigo sobre las elecciones en México. En las noticias nos cuentan que a los votantes les han dado tarjetas-regalo por apoyar a ciertos candidatos, cosa que según parece es legal.

Partiendo de la base de que lo que digan las noticias sea cierto, que lo dudo mucho, no deja de ser un hallazgo para los ciudadanos que se universalice la corrupción. En España tenemos un sistema sanitario universal (tan universal que yo creo que hasta ET se podría operar del dedo sin coste alguno) y un sistema educativo también universal, que ha universalizado la idiotez hasta límites insospechados. Pero lo que es la corrupción se sigue reservando a los políticos de ambos partidos, excepto de aquellos que todavía no han tocado moqueta o no les ha dado tiempo. Repartan la tela equitativamente y por igual, que queremos saber qué se siente al robar el dinero publico que, como dijo alguien, no es de nadie.

Y por otro lado, ésto sí que son ganas de votar.

Dicho todo lo anterior con la reserva que me produce hablar de las cosas que no conozco en detalle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada