sábado, 28 de julio de 2012

Noticias que parecen mentira y sin embargo son ciertas como la vida misma XXXI

Como seguramente sabrán, ayer empezaron los Juegos Olímpicos, esa catarsis deportiva que paraliza el mundo cada cuatro años igual que un atasco las grandes ciudades varias veces al día. Deportistas de todas las naciones compiten por ver quién es el mejor, en una especie de festival mezcla de envidia y rencor, disimulado por el deporte.

Aparte de los deportes más o menos usuales y que todos conocemos, existe un gran ramillete de deportes menos conocidos pero igual de interesantes y en los que nuestro país tiene grandes posibilidades de medalla. Uno de ellos es el estorbar. En éste deporte, olímpico de toda la vida, tenemos a un gran representante, que debutará mañana. Según declaraba a la prensa "Éstas van a ser mis terceras olimpiadas. La verdad es que estoy muy nervioso, pero espero dejar el pabellón de nuestro país bien alto, porque si no, se inunda".

Como no estamos muy familiarizados con este deporte, nuestro representante nos cuenta en qué consiste: "Es muy sencillo de explicar, pero muy complicado de hacer. La cosa es estar siempre enmedio, estorbando, de forma que no dejes pasar a nadie. La gente se cree que estorbar es una cosa fácil, pero se equivocan. Yo llevo entrenando toda la vida y esto se consigue solamente tras mucho esfuerzo y sacrificio. Solo cuando ves que sacas de sus casillas a los demás y se cabrean contigo comprendes que has alcanzado la cima de esta bellísima disciplina olímpica"

Aunque todavía no es seguro, nuestro representante espera que haya dos pruebas. "En la primera, que es la de clasificación, nos van a dejar en el transporte público de Londres, teniendo que ir de un punto A arbitrario a un punto B a determinar. Los recorridos no se dicen y son individuales, para que no interferamos entre nosotros y nadie nos ayude. Vamos acompañados discretamente por un árbitro y un cámara, para que se valore en su conjunto toda la prueba. La ventaja que tengo es que no sé inglés y a la hora de comprar los billetes y moverme voy a estorbar muchísimo, habrá que ver los estorbadores locales como se lo montan. Es lo malo de este deporte, que los anfitriones no tienen nada que hacer"

La segunda prueba es la más complicada. "El año pasado nos llevaron a restaurantes y teníamos que ayudar en la cocina. La verdad es que se me dio bien, estorbar, claro, pero no conseguí medalla como en mis primeros juegos, pero quedé cuarto y muy satisfecho a pesar de todo. Espero este año quitarme la espinita"

Pues le deseamos suerte a nuestro representante y que se venga para casa con una medalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada