viernes, 27 de julio de 2012

Verano XXV

Me encanta mi casa de verano, que antes era la de todo el año, porque cualquier tarea, por sencilla que sea, lleva implícita una gran dificultad que implica un esfuerzo titánico.

Se agradece, pues así se sacude uno el tedio estival.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada