jueves, 19 de julio de 2012

Verano XIV

De tanto retocar fotos ya se le queda a uno el vicio. Hay que reconocer que ha sido un trabajo arduo. Bien es cierto que no estoy demasiado conforme de todas, pero hay dos o tres de las que me siento especialmente orgulloso.

No deja de ser curioso como el hecho artístico se traslada de unos individuos a otros. Como lo que dice una escultura puede ser tan diferente para dos observadores, y quizá no tenga nada que ver con la idea original. Pero ahí está el misterio del arte, misterio al que uno se aproxima con temor y respeto.

Y no hay que olvidarse de las enseñanzas. Eso es lo mejor, pues quedará para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada