domingo, 20 de enero de 2013

Conclusión

El castigo no es la vejez, es no poder volver a ver el mundo con los ojos de un joven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada