miércoles, 16 de enero de 2013

Dos breves

Una vez conocí a una señora cuyo egoísmo era tan grande como su fe.

A lentejas en la puerta no les mires la tapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada