miércoles, 23 de enero de 2013

Doce

Esto ya no es una hospitalización, es un culebrón venezolano. Pero con todos sus ingredientes.

Menos mal que ya acabó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada