lunes, 21 de mayo de 2012

Diálogos V

- Precisamente hemos olvidado, en esta sociedad buenista, que la base de la misma, lo que da sentido a nuestro mundo, es la injusticia. Es triste, pero es así. "La injusticia hace que nos movamos para luchar contra ella", que dirían los revolucionarios, pero también nos coloca en nuestro sitio. Es lo que comentábamos, no todo el mundo vale para todo.

+ Pienso que el hecho de asimilar la injusticia, vista como algo positivo, ayuda a madurar. Evidentemente somos iguales en derechos, pero no en oportunidades. Yo sería incapaz de correr si acaso 200 metros y, sinceramente, un corredor no podría hacer aquello que hacemos nosotros, porque lo nuestro no está al alcance de todos. Y me da igual cómo me califiquen. No somos iguales por mucho que los buenistas se empeñen.

- Pero asimilar la injusticia es muy desagradable. Ha habido tantos conflictos basados en ella a lo largo de la historia... para que al final todo siga igual. Porque nunca se corrige, que es la clave de todo. Tanto luchar y, al final, es para nada.

+ No lo estás enfocando bien. La injusticia es buena. Nos clasifica. Nos debemos someter a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada